Tocar los libros

“En su política absurda, el Estado chileno fomenta y subvenciona la edición de libros perfectamente inútiles”.

Sin comentarios

La visita de los niños

“Había tenido que inventar a muchos de los personajes secundarios de mi libro, pero los personajes, niños que ahora tenían más de setenta años de edad, llegaron a tocar el timbre de mi casa”.

Sin comentarios

Nuestro Hamlet

“Los dramas de Shakespeare son dinásticos, homicidas, abismales. En su orientación general, la escritura cervantina es más amable, más risueña”.

Sin comentarios

Carlos Franz y la invención del romanticismo

“Dentro de esta visión, lo erótico, la atracción más alta, se encuentra en lo nuevo, en lo desatado, en una forma muy nuestra, o que nosotros hemos inventado, de fiereza, de insolencia, de intransigencia”.

Sin comentarios

La danza de los delfines

“La poesía nos lleva a formular grandes preguntas, y a lo mejor don Matías Errázuriz, con su legado de una caracola a un poeta coleccionista, sabía de qué se trataba”.

Sin comentarios

Balance provisional

“Los problemas culturales de fondo, mal enfocados, se abordan ahora de manera burocrática, con escasa cultura…”.

Sin comentarios

El famoso todo

“Es que todos tienen derecho a escribir, me contestan. Desde luego, respondo, pero no a editar y propagar textos mediocres a costa del contribuyente”.

Sin comentarios

La prudencia y el respeto

Todos aspiramos en el complicado Chile de hoy a dirigir desde nuestras tribunas, nuestras cátedras, nuestras alturas, una mirada inquisitorial a todo el cotarro. ¡Que Dios nos libre!

Sin comentarios

La caja de cartón

“Estoy en condiciones de proponer una sociedad de febreristas santiaguinos sujeta a normas más o menos flexibles”…

Sin comentarios
Ver todas las columnas