El famoso todo

“Es que todos tienen derecho a escribir, me contestan. Desde luego, respondo, pero no a editar y propagar textos mediocres a costa del contribuyente”.