La visita de los niños

“Había tenido que inventar a muchos de los personajes secundarios de mi libro, pero los personajes, niños que ahora tenían más de setenta años de edad, llegaron a tocar el timbre de mi casa”.